MADRYN + PENINSULA

Una reserva de vida silvestre donde viven aves marinas, ñandues, liebres patagónicas, zorros, guanacos, leones marinos y elefantes marinos sureños, así como la espectacular ballena franca austral. En el Golfo Nuevo, las ballenas se reúnen para aparearse. Las actividades se orientan alrededor de la vida silvestre que habita la zona. En kayak, vela, buceo o excursiones en barco se puede llegar a conocer la vida marina en su máxima expresión.

Día 1: Puerto Madryn

Arribo a Aeropuerto de Trelew y traslado a Puerto Madryn. Por la tarde recorrido por la ciudad y visita al Eco-Centro, emprendimiento científico y cultural dedicado a promover y difundir el conocimiento y la protección del mar, en una original propuesta que combina la ciencia con la educación y las expresiones artísticas.



Día 2: Puerto Madryn

Excursion de dia completo a la Pingüinera de Punta Tombo, donde los pingüinos arriban anualmente para anidar, aparearse, tener sus crías y mutar para luego emprender el viaje de regreso hacia el noreste de Sudamérica y cíclicamente regresar al año siguiente. Punta Tombo es una franja rocosa de 3.5 km de largo por 600 m de ancho que se extiende hacia el mar. Posee playas que presentan un suave declive que aprovechan los pingüinos para rehacer y crear sus nidos.



Día 3: Puerto Madryn

Excursión de día completo a Península Valdés y salida de navegación para la observación de ballenas. Desde los primeros días de mayo hasta fines de noviembre, centenares de ballenas francas vienen a aparearse y reproducirse, algunas ya con sus crías, desde distintos puntos de los fríos mares del sur. De allí su nombre Eubalaena Australis. De cuerpo oscuro, agrisado y negruzco, regordeta y sin aleta dorsal, la ballena franca posee en su gran cabeza ciertas callosidades que permiten diferenciar unas de otras y que a su vez son una especie de ícono distintivo de este tipo de cetáceos.



Día 4: Puerto Madryn

Luego del desayuno, traslado al próximo destino